Pages Navigation Menu

Arte Contemporaneo Mendoza: Los Umbrales - ISSN 2545-7535

South Lands-Mariela Leal en Miami

South Lands-Mariela Leal en Miami

Exposición de Mariela Leal en Miami
5/20/07

South Lands es el espacio de lo inexistente

South Lands

Por Marcela Romer

Las tierras del sur del continente americano se asemejan a la tierra in-prometida. La ficción de lo que acontece es una representación de un posible estadio de bienes simbólicos artísticos en mutación. Rosenblut, Leal y León ficcionan desde la construcción de sus obras un cerco de lo externamente visible. Tanto la imagen en movimiento como la instalación eventualmente estática organizan una constelación de pareceres. Construir arte contemporáneo tiene un compromiso de visibilidad incierta que subyace las subjetividades. Rosenblut piensa a través del video arte la escena de la literalidad contemporánea, esa que suscribe recreando una historia que ella cree que le pertenece. León establece circuitos cerrados de observación en animaciones que establecen nexos con citas cinematográficas y sutilezas auditivas. Leal encierra pasiones y perversiones de la niñez en espacios que comprimen la belleza de una tela señorial que se ha convertido en plástico.
South Lands es el espacio de lo inexistente, lo que se construye en la emergencia del decir sucedáneo de lo que sí se puede decir, de lo que se podría callar y sin embargo se expone. Los artistas piensan en voz alta y lo comparten, tejen vínculos y los destejen: ficcionan.

 

 

TRES ARTISTAS DE LAS TIERRAS DEL SUR.

Por Justo Pastor Mellado

Existe una narración jocosa de nuestra propia historia según la cual los chilenos seríamos algo así como los ingleses de la américa del sur. Esto tiene que ver con las costumbres de enclave que en el siglo XIX los ingleses instalaron en Valparaíso y en la zona del norte donde había grandes explotaciones de salitre. Pero hubo dos cosas que atentaron contra la versión inglesa: la apertura del canal de Panamá y la invención del salitre sintético. Lo único que guardamos fue una pasión desbordante por el consumo de té. Al punto que Neruda escribió en alguna ocasión que si en el norte faltara el té, de seguro habría una revolución. Pero nunca faltó el té. Un cierto mito sobre la pulcritud chilena se instaló en los discursos y en pintura eso se tradujo en una fobia a la representación de la corporalidad y en una paleta de escasa variedad tonal.

En función de lo anterior se puede entender que Miami representa el extremo opuesto de la representación escenográfica chilena, porque resume todo lo que no deseamos ser. Fuera del la industria del espectáculo, claro está. Por eso, esta muestra de tres artistas chilenos tiene de común el congelamiento de narraciones que se caracterizan por autoreferirse a situaciones de alta toxicidad en el terreno de la economía de los signos. Yael Rosenblut produce una ficción dependiente de un relato pictórico, mientras Cristóbal León subordina su relato audiovisual a las citas parodizantes de la cinematografía. Mariela Leal instala en una estructura  vertical los despojos de un objeto reparatorio que jamás estará a la altura de su función. Nada es reparable; ni los relatos audiovisuales hilvanados desde las citas de sus referentes de origen ni los destinos de recompostura simbólica. La escasa variedad tonal del color se traduce en obras de retención de la energía.

La curatoría de Marcela Romer, de Rosario (Argentina) introduce un factor de riesgo formal extremo, porque fuerza a los artistas a representar algo que no se constituye como plataforma; sin embargo, su articulación resulta unitaria, porque la cita y la reconstrucción objetual de los sustitutos de corporalidad los convierte en parte de una propuesta singular y coherente. Estos  tres trabajos combaten la fobia a la representación de la corporalidad, haciendo del cuerpo un objeto parcial de representación del deseo. Por eso, este título que emplea un recurso fisiognómico que hace depender el carácter de las obras como si fueran un efecto de las configuraciones del clima. 

south

 

 

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *